lunes, 1 de febrero de 2016

Frente al semáforo




En las horas de intenso tráfico,
observo los adustos rostros
y coches impacientes detenidos,
frente al semáforo insensible,
que aguardan la señal de la luz verde.

Y me pregunto: ¿cuántos siglos
aún de evolución se necesitan
para que los hombres se crucen,
libre ya de frecuencias,
como pájaros en el aire?

Esto es todo de lo que disponemos.
Hasta este "orden" hemos llegado.
Acéptalo o niégalo con gritos.
Nada hará cambiar el atasco.
El caos está hecho.



No hay comentarios: