sábado, 26 de marzo de 2016

Invocación a Eutimia



                                                    Diosa de la alegría y de la tranquilidad del alma.


Te pido –cuanto amo la poesía-
me liberes del déspota implacable:
el Hastío: monstruo insobornable,
y emerja siempre mi canción del día.


Proseguir con titánica porfía
en la senda terrosa e insondable
de la vida, buscando infatigable
aquel azul que siempre se extravía.

Te imploro para el lapso del futuro,
mitigues el destierro, el viaje duro
del alma, la congoja del poeta.

Y me ofrezcas la miel de los laureles,
la inextinguible luz, y me reveles
el atajo secreto de la meta.



No hay comentarios: