jueves, 17 de octubre de 2019

Viajar y luego de viajar a Barcelona


El año que viene tengo pensado viajar a Barcelona.
Es mi gran deseo. Eres la más fuerte y la más bella.
No te canses de las personas que no escuchan tu grito clamoroso.

No me involucraré en el tema de la independencia;
bastantes problemas políticos ya tengo acá en mi aldea.
Pero, basta ya de represión. ¡Destruirán obras muy valiosas!

Me iré a una farmacia y pediré unas latas de cerveza
y preguntaré por el bar donde se reúnen los poetas.

Quizás el farmacéutico me diga que no puede venderme
Alprazolan sin receta médica, y yo le diré con convicción:

“Es usted un ejemplo de ciudadano que ha llegado a puerto,
disciplinado, muerto de miedo, cumplidor de las órdenes
de los que también tienen miedo de no ser obedecidos”.

Dicen que hay un crepúsculo bellísimo en la Barceloneta,
que llega desde donde el cielo se junta con el mar.

“Oye tú, bella y eterna ciudad: lloro por ti, por tus ansias,
por las bofetadas que recibes cada vez que hablas de libertad.
Se pueden rendir, pero no es esa la solución, de manera alguna”.

A las diez de la noche me convertiré en un turista italiano
y me iré a una fonda que conozco a comer caracoles al vino.
Quiero rememorar recuerdos penosos de la primera vez.

Un dominicano negro con su mujer blanca, agraviados
por mis acusaciones se levantarán y pedirán sus abrigos.

En mi ciudad natal, en Sudamérica, combatimos a las ratas
con las últimas reservas de energía que nos restan y más.

Jamás dije que los dominicanos son ratas inmundas, hijos de puta,
que te hacen trabajar por amor al arte y a su patrimonio.
Me refiero a un solo dominicano y a un solo negro. Nadie más.

Tengo ya muchas cicatrices en el pecho y guardo quemaduras
y sigo deseando ver el retrato fiel de la historia de Europa,
sus reservas genealógicas, sus Dalí, sus Picasso y Ellas.

Bueno, hasta aquí hemos llegado, cada uno debe saber
la importancia que se ha ganado en este mundo de sol
y fantasía a las doce del día en un verano paraguayo.

¿Cómo te fue? ¿Qué tal Barcelona? ¿Es realmente culta
la gente allá, y nunca mean en la calle? ¡Cuéntanos!

Bien, les diré: “la gente allá hace el amor igual que nosotros
y cada uno se da la importancia de la forma que puede”.

Guardo la esperanza que me devuelvan mi buena intención.
No me gusta vivir en una ciudad donde hacen fila para todo.
Por más que me esfuerce me es imposible acabar mi autorretrato.

Desde el inicio, he escrito todos mis poemas en Microsoft Word,
aunque soy simpatizante del socialismo y del software Linux.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Desertización


Tengo amigos que se han marchado.
Tengo parientes que se encuentran muertos.
Y en los que van quedando veo
sus cuerpos y sus rostros
partidos por profundas hendiduras,
resquebrajamiento de suelo
degradado por falta prolongada de lluvia,
la sensación de ausencia irremediable de ser vivo.
Y veo y oigo el temblor del turno
y el vuelo de las aves migratorias
y el madurar del trigo en la pradera.
Y me inclino a los labios de mi primer amor
y siento la pasión en mi memoria muda
y la sangre en mi corazón abierto.
Camino con ellos en la intemperie de los días
como un cadáver que se mira a cada tanto
en el sucio espejo de la laguna.
Y veo que también he cuarteado
mi rostro contra el sol del tiempo.

sábado, 12 de octubre de 2019

Itinerario existencial


Has arribado de comarcas insondables
donde en tu bolso recogías las doctrinas
que no se convirtieron nunca en fe concreta.
Anécdotas, historias, desenlaces,
subidos en contenedores de derrotas
hasta el vertedero de páramos sombríos.

Con nuevas tentativas de alcanzar
supremacía sobre la manada de recuerdos,
visita tu refugio inmaculado el frío infante,
y te sientas a meditar mientras respiras
sobre una taza de café humeante,
cubierta tu cabeza con toalla de baño,
mientras corres la maratón de la memoria.

En las alcobas de las hembras púberes,
con cuerpos rozagantes y pubis afeitados,
que destruyen amores carcomidos por el tedio,
consigues el perdón con los efluvios de conciencia
—vuelto tu sueño una verdad clarividente—,
y tu virilidad fogosamente renacida
ante la idea de engendrar un nuevo hijo.

jueves, 10 de octubre de 2019

Impulso de tu voluntad


Horadando negruras sempiternas
con devotas plegarias, tal lo hacías
en los tenues crepúsculos del hombre,
sigues urdiendo el tono iluminado
que devele a tus ojos expectantes
el oscuro universo de los dioses
que sabes fue y será por siempre tuyo.

Encuentras en tu búsqueda incesante
recuerdos atascados y perdidos,
imágenes huidizas y penumbras,
historias encubiertas y lejanas,
sueños de la memoria desmayados,
ardores y ansiedades primitivos,
cargas que inmovilizan aplastantes,
culpas, pesos atroces de conciencia,
torturas espantosas y alaridos,
antigua, milenaria voluntad
deshecha por el paso de los tiempos.

Diriges tu cruzada hacia el abismo
de inmemoriales civilizaciones,
rebasando la historia y la prehistoria:
edades desoladas de la tierra,
en búsqueda perenne e instintiva.

Porfiado peregrino trashumante,
caminas suelos áridos, sin árboles,
sobre piedras de grandes cataclismos,
sangrando en fieras lides bajo el sol
y en noches de pasión bajo la luna.

Vas, a vuelo de pájaro, y observas
el paraíso helénico:
su misteriosa y cruel mitología,
las arenas romanas:
sus fieros y cuantiosos homicidios,
la eternidad egipcia:
sus inmortales momias en pirámides,
el fatalismo hebreo:
cuna del cristianismo desalmado,
las tribus ancestrales:
su velluda y hambrienta desnudez.

Sin aspas, cayendo en la oscuridad,
más allá de barbaries y pavores,
más allá de las lluvias torrenciales,
más allá del inicio de la vida,
más allá...

La voluntad, timón de la conciencia,
el vínculo de voces primordiales
que en la memoria pétreas se anidan,
clamores silenciosos del instinto,
obedeciendo impulsos insondables,
disconforme, rebelde y tormentosa,
sigue, sigue buscando comprender
el rostro de la luz que para siempre
disipe las tinieblas, y ese susto
de morir día a día en las profundas
marañas del espíritu, sin paz.

domingo, 6 de octubre de 2019

Mi poeta está perdido y entonces tiene ganas de encontrarme


Quiere amanecer en la locura con su conexión terrestre

mi mente está mirando en el vacío
escribo y escribo y borro
y vuelvo a escribir y busco ideas
imágenes recuerdos y compuertas
y candados que saltaron del óxido
y un patio enorme y árboles frutales
y alegría mucha alegría y a veces
una infinita soledad en la cama insomne
y luego una pasión desesperada
y una lluvia de estrellas en el pecho
y noches taciturnas y madre y padre
y todo el mundo está durmiendo
menos yo que retengo a mi fantasma
bajen con cuidado las escaleras niños
la luz de mi crepúsculo me ciega
y un viaje a Europa para confirmar la historia
de Julio César Alejandro y otro César
más grande que los césares del mundo
y los días los años el otoño
que se esfuma en color de la vejez
oigan todos no olviden el vocablo
preciso que estampilla la emoción
la bulla de las aves los gatos silenciosos
arañas sapos culebras mosquitos
amaneció hoy muerto nuestro loro
con las alas abiertas y las patas arriba
no se peleen niños Jueguen sin agresión
el cielo está estrellado el cielo de Neruda
Lo que estoy esperando nunca encuentro
mientras tú sales desnuda del baño
te lleno de pupilas y de ensueños
y bailamos los tangos de Argentina
dime que me amas como yo te digo
calla que me consientes con tu abierta sonrisa
y un beso de pura pasión si puedes
espérame en las islas Paraíso de los amantes
con tu prueba de amor bajo la falda
mi ruta solo tiene cuestas que subir
siempre fueron mis días errante soledad
y era un sueño irreal tu compañía
y era amarte y fracaso y dolorosa duda
el amor siempre crea las sombras de la duda

escribir fue un camino grato y lacerante
escribo y escribo y borro (no desistiré)
y vuelvo a escribir en un cartel grande
con letras grandes que me cuelgo a la cintura
(necesito tapar mis genitales voy desnudo)
y salgo por las calles de mi psiquis
exhibo mi cartel de grandes letras rojas

ESTOY BUSCANDO A ÓSCAR
SE ME HA PERDIDO

Más allá del jardín


Sigo teniendo mi jardín
donde los pájaros prorrumpen
en bullas de instinto amoroso,
y donde las arañas se multiplican libres
ante el largo descuido de la poda.

Sigue existiendo
solo para plantas perennes,
para raíces duras,
para palmeras de oasis sufridos.

Mi verdadero ocio vive
en fatigosas búsquedas de la belleza.
Ya no me impulsa la policromía
de las flores como antes.

En mi jardín de flores desteñidas
los aleteos de los pájaros migrantes
no se detienen para tanto polen
acumulado en las corolas.

El regocijo ahora
consiste en levantar la vista
sobre las flores, sobre las malezas,
hurgando el infinito, para evitar
la resolana del desánimo.

jueves, 3 de octubre de 2019

Reencuentro

Me traes, como pájaro sediento
que bate la marítima distancia,
los ímpetus del beso, la fragancia
del humus de tu bosque como aliento.

Encuentras a mi espíritu estepario
hundido en las tinieblas de la noche,
vacío de mi voz, sólo derroche
de lánguida pasión en el almario.

Pero, aunque en la batalla de la espera
débil quedó mi amor por lo sufrido,
jamás perdí ni lanza ni bandera.

Y hoy que vuelves de nuevo a nuestro nido,
feliz como en aquella vez primera,
sólo quiero vivir lo que he vivido.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Lluvia indeseada


¿Dónde existe un jardín para esta lluvia
pródiga, una semilla, un brote endémico,
un capullo con pétalos sedientos,
una rosa implorando en el rincón?

¿Por qué caer sobre tan duras piedras,
el único recinto del paseo;
enceguecer la cúpula del cielo,
la azul certeza de la libertad?

¿Qué dios querrá venir a amar aquí,
qué rayo saludable, qué destino
de victoria, qué éxtasis del trino?

No existe aquí lugar para esta lluvia
copiosa que, en ausencia de esperanza,
cae sobre las ruinas de las almas.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Ventana abierta al río


El río yéndose en la noche,
como una gelatina
con su plisado de olas,
con su canción eterna.
La luna ¡tan cercana! —ocre intenso—,
maquillando en el espejo su faz.

Champaña, brindis y sonrisas.
Un primario sentir.
Bolero instrumental y danza.
Brisa de los deseos.
Estruendo del instinto.

Aurora de estrellado cielo;
cubre la bruma con su abrazo húmedo
el incesante adiós del río.
La luna se está yendo entre la niebla
muriendo en pálido fulgor.

Con el murmullo de las aguas
el aire inspira en mi alma
esa angustia sombría de saber
que ha llegado el final, que es el momento
de recordar los besos, el hundido placer
en las ruinas del tiempo.
Es el momento de ir cerrando las ventanas.

Tras los primeros rayos,
los botes pescadores en amarras.
Su impaciente reposo en bamboleo.

martes, 17 de septiembre de 2019

El arte de vivir mucho tiempo en pareja


—¿Podrías alcanzarme un vaso de agua?

Al pasarme el vaso servido,
antes que yo pudiera asegurarlo,
inexplicablemente ella lo soltó.
El vaso se hizo añicos, y ambos
fuimos salpicados por agua y vidrios rotos.

—Últimamente, ¿qué pasa contigo?
Andas desconcentrado, casi torpe.

Yo calzaba zapatos bien cerrados;
ella, sandalias.
Al observar sus incómodos pies mojados
y un pequeño corpúsculo de sangre en el empeine,
me tragué su agresión,
decidí no defenderme, no emprender
el furioso contraataque verbal.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Del amor que dejé perderse en el pasado


Afuera late el soplo lánguido de invierno,
y me inunda una fuerte necesidad de afecto.

La luz cae del cielo y alumbra las baldosas.
Soy un amante postergado de su gloria,
y sé muy bien por qué.

La oscuridad irrumpe dentro de mi ser
y abarca los recuerdos, y la mujer que amo
atascada se encuentra en el pasado.

Todos los besos que me dio los he perdido;
y si algo quiero son aquellos labios tibios.

Cuando sea un anciano y piense: «poco espero»,
recuperaré uno a uno aquellos besos.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Pacto

De las alcantarillas que la gente
construye sin mesura en todo el mundo,
va surgiendo el demonio más inmundo
que carcome la vida lentamente.

Las savias microscópicas, vencidas
por riegos venenosos, ceden trono
al Maligno implacable, y su encono
se sacia en las especies extinguidas.

Siendo dueño de cruel voracidad
y esclavo de perversa voluntad,
impone la febril desolación.

Y va ganando la ruindad sin nombre,
gracias al pacto consentido al hombre
al acordar la civilización.

martes, 10 de septiembre de 2019

In memoriam (a Venezia Lesseps)


Tu muerte es un perfil anestesiado
en que se muere todo. (Venezia Lesseps)


Ha llegado la muerte con su beso
de eternidad, y en el camino oscuro
de los años será tu verso puro
nostalgia y despedida sin regreso.

Estando hoy ausente —cruel axioma—,
me consuela saber que tu destino
ha dejado una huella: el peregrino
vuelo sagrado de la azul paloma.

En mi memoria guardo tu fecundo
Jardín en la florida primavera:
el pétalo impregnado en sentimiento.

¡Qué frío se ha quedado hoy mi mundo!
¡Qué éxodo terrible, compañera!
Huérfano soy de tu sutil talento.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Perturbación en la noche

Estás sentado frente a la pc
con las ventanas bien cerradas por el frío,
lejos de tus amigos europeos,
lejos del mar.

Es pura noche ya.
El vecindario fue a dormir,
mientras tú sigues inclinado sobre la pantalla
buscando presentir la derrota del tedio.

Vagabundeas por las manchas
de las paredes desgastadas,
y luego te diriges hacia la esquina de tu ser,
para observar los últimos vestigios
de tu aptitud que empieza a devastarse.

Mucho tiempo has vivido en este hogar,
con su jardín pequeño y su enramada,
donde la vida se prolonga en torno a ti,
y las aves y el cielo más que nunca te pertenecen.

Mas, como siempre, a nadie tienes esta noche
para beber contigo,
para vencer la niebla, los oscuros abismos.

Sigues buscando el éxtasis
en el lugar equivocado.

Retráctate, no tienes mucho tiempo.
La noche empieza su agonía
y sigue siendo tácita tu soledad.