lunes, 16 de noviembre de 2015

Todo me sustrae en este día




Hoy no quiero cantar.
Hoy no quiero escribir.
No quiero hacer piruetas en el aire,
ni hacer de saltimbanqui
o payaso de circo.

Me distraigo por todo en este día:
el hombre que perdió su risa
en un accidente de tránsito,
el que no pudo cancelar sus deudas
y al suicidio,
y el que robó la presidencia
de un país miserable.

Todo me aleja de mi afán:
la tristeza de las madres sin leche,
y las lágrimas del niño
-ah, cómo me sustrae en este día-
que se deslizan
sobre el rostro crispado por el hambre.

Todo me aleja, todo me sustrae:
las criminales explosiones,
las guerras inclementes
y la gimnasia del pillaje,
el oro que generan
las morbosidades de la televisión.

Todo me aleja. No puedo escribir.
Me sustrae la eterna adoración 
al dios becerro.



No hay comentarios: