lunes, 29 de febrero de 2016

Se hizo tarde


                                                                     

Es tarde para el eco de tu risa,
para abrir cada día las ventanas
e iluminar tu cuerpo con el sol.

La mentira real





Aquella grotesca congoja que me endilgaron me llevó a un banco de plaza hoy perdida de mi recuerdo, y me puse a interrogar a los árboles y a las baldosas sobre la causa de una cobarde lágrima que me desprendieron. ¿Cómo fue que la culpa se fue haciendo real ante mi propia razón que desmentía los hechos? ¿Cómo el destino no se hizo responsable de mi ingenuo tormento, de la revelación de la mentira que acababa de implosionar mi débil esqueleto social? 

domingo, 28 de febrero de 2016

Soledad bajo las piedras





Cuando el cielo asume su reinado enérgico;
cuando se embravecen las aguas del mar,
y sólo sirenas y náufragos pueblan
las frías regiones de la noche atroz,

sábado, 27 de febrero de 2016

Vuelo de las musas




Quiero encontrar
en esta siesta adormecida,
sentado a la sombra oscura
del floreciente mangal,
un legítimo reposo
para observar
el vuelo lánguido
de las arrogantes musas.

Soneto de tu realidad




Ni siquiera la presunción ingente
del poema. Ni aquellos viejos bríos:
escrutadores linces de la mente.
Ni siquiera vitales desvaríos.

Tiempo exacto del amor carnal



Rodaron por tus laderas
los empeños del instinto,
pero negaba la luna
su claridad al camino;
y ese súbito recato
ante el deseo prendido,
nos redimió de un encuentro
brusco, carnal y vacío.

Veracidad de amar




En el mundo frío de mi tristeza,
sigo yo esperando que el desaliento
del rencor reponga mi fortaleza
para superar este vil tormento.

jueves, 25 de febrero de 2016

Este día será para los ojos




Este día será consagrado a la mirada,
los ojos deberán primar en este día,
deberán las imágenes del mundo
meterse en las retinas
y llegar a los tuétanos profundos del espíritu.

miércoles, 24 de febrero de 2016

martes, 23 de febrero de 2016

lunes, 22 de febrero de 2016

Cráneo 5




Algo inmemorial sé de ti
porque de tus cenizas
soy un fénix,
y hechos están mis huesos
de tu asombro,
de tu angustia,
de la risa y el llanto que inventaste,
de los conjuros de tus dioses
que siempre te han horrorizado.

Visión inhumana de la naturaleza




Muy solo con el sentimiento, con la retina frágil ya
—como queriendo desprenderse—: nuestra madre tierra y su atmósfera
respiran inseguras hace décadas, dentro de sobresaltos.
Reflexiona conmigo si tú también padeces su tormento.
¿Recuerdas la pureza y la frondosidad: el verdadero edén?

domingo, 21 de febrero de 2016

La irrupción impertinente del canto de los grillos




Me detengo a oír un estrepitoso coro de grillos
tratando de ajustar el tono de su bulla. Pero oír su tono
de empalago es insoportable. No deseo participar
de esta monodia auditiva. ¡Cállense ya, apaguen
ese traqueteo, esa desilusión armónica!

martes, 16 de febrero de 2016

Los de adentro




Ya no estamos, nosotros, los de adentro,
viendo nacer la tarde en las veredas,
en los bares el vértigo de sedas,
y en las mesas de póker el encuentro.

Genética del espíritu




Al observar la huella, veo cómo
va develándose nuestro destino.
Es claro, ahora, aquel anhelo,
logrado o no, entre tules de las ansias.

sábado, 13 de febrero de 2016

No te pido que me ames.




Sé que estoy en un sueño inalcanzable
-loca ambición y triste usura -
con el alma perdida en el deseo,
sólo pidiéndote
que me dejes amarte.

jueves, 11 de febrero de 2016

Kavafis



Constantino Cavafis.
Alejandría, Egipto; 29 de abril de1863 – 29 de abril de 1933)



Bebiste de la vida sus líquidos amargos,
y dioses confundidos
despreciaron tus besos
y tu gran poesía.

Estado de ánimo




Cuando las añejadas aflicciones
contienen la ferviente voluntad,
desierto soy de antiguas emociones,
canto infecundo soy y levedad.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Una noche sin dormir




Desde el otro lado de las persianas,
donde las estrellas
son gemas lejanas y silenciosas,
llega una brisa leve
que recorre la casa y gira
con el soplo de los ventiladores,
mientras todos están durmiendo
con sus espíritus desnudos,
a excepción de mí.

Váyanse al diablo con sus malditas guerras





No me gustan las guerras.
Siempre dije que no me gustaban
las fiestas de las conmociones.
Me lo he repetido tantas veces.
No quiero saber nada de las guerras.
Ni de las patrióticas
ni de las religiosas
ni de las ideológicas
ni de las moralmente correctas
ni de las preventivas
ni de las directas
ni de las subsidiadas.
Y menos todavía de las guerras urbanas.
La única guerra que me gustaría hacer
es contra las guerras.

Vida retirada



                                                                                        ¡Qué descansada vida
                                                                            la del que huye del mundanal ruïdo!
                                                                                                      Fray Luís de León

¿Cómo dice:
escapará de la ciudad,
por sus odiosas aglomeraciones,
fugitivo, dinámico, purificado?

martes, 9 de febrero de 2016

Díptico 2 de Sueño perdido en el callejón




Se suceden los días y las noches
con la tediosa lentitud de siempre,
te miras cara a cara en un espejo
y has perdido los pelos de la frente.

Díptico 1 de Sueño perdido en el callejón




Los días y las noches se eslabonan
con tediosa mudez, anillos grises,
cadena inexorable.

Te miras cara a cara en el espejo,
y has perdido los pelos de la frente
hurgando en la sospecha del declive,
el rictus del derrumbe.

Inexorablemente va triunfando en tu rostro
el teatro fatal que se avizora:
un callejón de famélicos gatos,
un sitio entre los tarros de basura,
papeles de periódicos para pasar el frío,
botellas de licor como almohada,
y el desierto corazón de música.

Y ahora la severa llegada del invierno,
enfurecido, trae la impiedad
que te aplasta al suplicio de tus noches
y al pesar de no haber editado el poema.



lunes, 8 de febrero de 2016

Casanova




                                                                 Giacomo Casanova (1725 – 1798) Italiano. 
                                                                         Célebre por sus aventuras amorosas.


Miradme, aquí, bajo la fronda oscura,
varios días después de haber corrido
de una muerte segura, pues, perdido
me hallaba en el cadalso, cuando el cura,
desató por clemencia mi atadura,
instándome a correr hasta el olvido.
Turbada sigue mi alma y compungida,
aunque feliz de preservar mi vida.

Invierno en el jardín de rosas





Con qué abandono morirán las rosas
en la gélida tarde, combatientes
rendidas. Sobre húmedas baldosas
descansarán los pétalos, silentes.

Interrogante




Para morir,
haber vivido.
¿Habré vivido
para morir?


Horas muertas




Cae la tarde fría, y lentamente
hacia el hogar los pasos encamino;
un vago decaer que no domino
va ganando mi espíritu indolente.

sábado, 6 de febrero de 2016

Frente al palacio de gobierno


                                                                                     Manifestación popular en Asunción
                                                                                                       el 23 de octubre de 1931.


¡Salid! ¡Salid patriotas a las calles!
¡Alzad la voz! ¡Gritad con alma y vida!
Nadie debe callarse ante el agravio.
¿Qué dirán vuestros hijos de vosotros?
¡Salid! ¡Salid patriotas a las calles!
La patria fue ultrajada gravemente.

Soneto de la plenitud




Esa luz de los lóbregos tormentos,
esa canción de noches silenciosas,
ese hechizo que emana de las rosas,
azúcar de los ácidos momentos.

Frente a la noche




Frente a la noche dilatada,
tu cuerpo permanece inquieto,
frenado al éxtasis de nuestra búsqueda
(el corazón no lo soportaría).

viernes, 5 de febrero de 2016

Chasco de la casualidad




Había deambulado solo aquella noche,
singlando mar afuera
en búsqueda de islas con tesoros.
Llegué a un bar atestado
donde me aposté en una esquina
para lentamente beber mi manija de chop.
Veía rostros bellos en la barra,
garbosas féminas con las piernas cruzadas.

Cabaret




Descorran el telón. Miremos
los múltiples matices,
los misterios filtrados,
las posturas traviesas
y alguna que otra sexsuación.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Llamado a los príncipes




¡Príncipes de la tierra, 
amos de la existencia,
patrones de la humana voluntad:
escuchad mis palabras complacientes,
escuchad mi proclama:

Más cadenas hacen falta




Faltan cadenas en la noche fría,
y más oscuridad que nos derrote.
Los candados que encierren la jauría
y en la jaula el espíritu que explote.

Hipocresía de los dioses




Tras tanto ir muriendo de vivir
para mudar en luz vida y destino;
tras tanto practicar el desatino
de idear, de tejer y de escribir;

Estampa




Bajo el frutal del patio,
en la fresca mañana de trinos incesantes,
melodías sin tiempo,
oyendo el traqueteo
de la aguja en la máquina a pedal,
ajeno al hombre que será,
a su propia nostalgia,
sobre la tierra parda
dibuja con el dedo la inocencia,
mientras absorbe
su memoria la atmósfera
que en cuadro vivo hoy estampará


lunes, 1 de febrero de 2016

Frente al semáforo




En las horas de intenso tráfico,
observo los adustos rostros
y coches impacientes detenidos,
frente al semáforo insensible,
que aguardan la señal de la luz verde.

Ocasión perdida




Quisiera volver a aquel pueblo
de mi vagar adolescente,
y reencontrarme con la joven
que me sonrió hace décadas.