jueves, 31 de marzo de 2016

La labor poética




Emprender una máxima estructura
que, cuando en noble afán de crecimiento
triste sucumbe su irreal cimiento,
se convierte en escombros, en basura.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Ramas desprendidas






Pudiera estar yo también muerto
y ser fantasma sin vivencia,
vagando en los confines de la nada,
porque la vida de mi hermano,
que era la opuesta rama,
se desgajó a destiempo y todo el peso 
del árbol se me vino encima.

martes, 29 de marzo de 2016

Tuya es la noche




Tuyos son su sombra y eterno cobijo,
y puedes llamarla soledad intensa,
sufrir en su abrazo
el ardor oscuro de su fiel caricia.

lunes, 28 de marzo de 2016

Nosotros




Nosotros, los bienaventurados de espíritu,
los que nos movemos sobre espinosos desatinos,
los que de la postración renacemos cada día,
los habitantes de los templos de los cambiantes dioses,
los que luchamos denodadamente
por alcanzar las márgenes del cielo,
los que nos despojamos de nuestras almas pesimistas
para amar al huraño que a cada tanto nos habita.

domingo, 27 de marzo de 2016

El demonio nocturno




Habita en tí un demonio originario,
se alimenta de axiomas, de certezas antiguas,
de verdades impuestas, de postulados obvios,
y emite bárbaros gruñidos
cuando deseas escarbar su gruta.

sábado, 26 de marzo de 2016

Kafka




La puerta ya sin llave y entornada.
Sobre la mesa varios manuscritos:
desgarramiento crónico, y espada
que apunta con destellos infinitos.

Invocación a Eutimia



                                                    Diosa de la alegría y de la tranquilidad del alma.


Te pido –cuanto amo la poesía-
me liberes del déspota implacable:
el Hastío: monstruo insobornable,
y emerja siempre mi canción del día.

viernes, 25 de marzo de 2016

La fe antigua



Advierto la existencia de otras vidas
que pude haber otrora desandado,
con más fortuna y con menor enfado,
con más rosas del día enardecidas.

Es infame este dolor que siento.



                                                                       Para mi nieto Joaquín

jueves, 24 de marzo de 2016

La cicatriz



El tajo de profunda herida
de su puñal amante,
penitente —llorosa magdalena—,
supo sanarla
con el amor restablecido
y paciencia infinita
y culpable
y por completo.

martes, 22 de marzo de 2016

Para cantar has callado todo el tiempo




La condena y el gris silencio
—velámenes de tu fracaso—,
te dieron esta larga calle pedregosa.

Tal vez sólo la nada




Acaso en el inicio hacia tu meta
tus ímpetus le dieron al destino
un rumbo cierto, un lúcido camino
que conduce a la gloria del poeta.

La búsqueda de algo que se me perdió en la casa




Ahora son las cuatro y veinticinco
de la mañana,
y una vez que amanezca
tengo la idea de salir al patio
y no sólo vagar
por las estancias de la noche.

lunes, 21 de marzo de 2016

Reflexión sobre el fracaso




Van pasando los años, y la vida
como abanico se abre a la conciencia,
y aparecen con cruda transparencia
los errores que la memoria anida.

Hasta aquí hemos llegado




Abro las ventanas y escucho
el incesante diálogo de árboles
en este día espléndido de otoño
donde el rayo empieza a abrazar benigno.

domingo, 20 de marzo de 2016

Primer vuelo en avión


                                                                                 A José Manuel Sáiz.

Era yo todavía un escolar
cuando me cupo viajar con mi tía
por primera vez en un avión.

Juliano el apóstata



                                                                      Flavio Claudio Juliano: emperador romano (331 – 363)
  

Viendo que se corrompe el helenismo
en el surco feraz de la ignorancia,
donde el hebreo dios, con su arrogancia,
lleva a los viejos dioses al abismo.

viernes, 18 de marzo de 2016

La dignidad del llanto




Has aprendido el llanto, como lo hace
el animal que en su porfía pierde
su vástago ante el tigre, y sobre el verde
consuelo de los prados se deshace
del agudo pesar de haber perdido
el grato amor y la alegría tierna,
recuperando la índole materna,
ocultada su herida en el olvido.

jueves, 17 de marzo de 2016

Invadiéndote




Camino los senderos misteriosos,
tocado por los dúctiles follajes 
de los bosques de tu memoria.
Por las nervaduras de oscuras hojas,
deseos y canciones olvidadas, 
al despertar por el crujir de ramas
bajo mis impacientes pasos, 
dejan escapar como aromas  
sus ardientes secretos en el aire.

miércoles, 16 de marzo de 2016

La belleza demoníaca




La belleza del lodo y de la muerte,
de la traición artera y de la intriga,
del que, una vez perdida toda suerte,
reta al arma enemiga.

martes, 15 de marzo de 2016

Ritmo vital en el geriátrico




Con lentitud e inexorablemente
se acerca el viento frío
con su escala de daños,
ese que derrumba la voluntad más fuerte,
puede dejarte tieso en la intemperie,
o sentado en una silla del comedor
(o en una silla de ruedas de un corredor),
tieso también,
aunque manteniendo la compostura,
como si ningún rayo te hubiera traspasado.

lunes, 14 de marzo de 2016

La otra hora


La noche va muriendo lentamente
hacia el frío estupor de la alborada.
Soy el insomne de la sombra alada,
la aguja del reloj omnipotente,
el río hacia el océano infalible,
la distancia que en cada atroz segundo
se acorta, y nos recuerda cómo el mundo
se vuelve cada vez más intangible.

Con presteza el hogar calcina el leño
mientras espera su final ceniza.
La conciencia, a pesar de todo empeño,
no logra desprenderse ni un instante
de padecer el fuego que agoniza
en el humo de un éxodo incesante.


La búsqueda de la presa.






Hallamos que el sendero de los tigres
es un camino que columpia
entre la emoción de encontrar la presa
para seguir con vida en este mundo,
y ese temor de que la fuerza mengüe
(la rapidez, por cierto)
y un periodo de duda
se vuelva amo de las garras.

sábado, 12 de marzo de 2016

Ecce homo




Si el verso ya no anima
para subir curioso por la senda
de alguna histórica pasión romana;
con la severa rima,
mi asombrado mirar, mi voz descienda
sobre la sangre de la intriga humana.

Mitigando los pasos




Mitigando los pasos

Siria a los doce días del mes de marzo del año dos mil dieciséis





Vengo a invocar la vida. Escribiré un poema muy concreto
sobre una vergüenza de la humanidad, sobre la cruenta
masacre en Siria. Me cuesta escribir un poema sobre Siria porque,
indefectiblemente, debo hablar de destrucción y muerte,
de la miserable tarea que la parca está llevando a cabo,
del miserable espíritu de los seres humanoides, de los homínidos.
Y descreo del reconocimiento humano, consciente, reflexivo,
del mea culpa ante el asesinato colectivo de mujeres y niños.

viernes, 11 de marzo de 2016

Eutanasia




Presume que armado hasta los dientes
me llego un día
al corazón de tu apacible vida,
armado de coraje y menosprecio
por tantas sinrazones que gastaste
en busca del asombro.

Impasible




Disfrutaba su ingenio departiendo
en el círculo joven.
Saltaba chispeante sobre anécdotas
de su diario vivir.

jueves, 10 de marzo de 2016

La canción de los abismos




Durable temblor de mi azul arteria,
retumbo, lamento de cerrado abismo;
con las alas rotas
hiendes cada noche la avidez oscura.

miércoles, 9 de marzo de 2016

La estructura




                                                     A Jerónimo Muñoz

Eres una estructura hoy perfecta,
un ser perfectamente estructurado,
sobre cimiento duro levantado,
una torre soberbiamente recta.

martes, 8 de marzo de 2016

Razón




Pirámide suntuosa del absurdo almático,
oculta bajo arenas del desierto,
ofrece el infinito abierto
al corazón apático.

Tu ausencia diaria






Cuando no te veo, y deambulo
por los recodos más nostálgicos
de la frecuente soledad,
en ti me busco,
en ese ser tú-y-yo
que vuela suavemente por la vida,
donde me encuentro verosímil
como un ala de entre las dos.

Extremos puros





Duerme plácido el niño
en uno de los cuartos de la vieja casona;
y, contiguo, el anciano
descubre lentamente
el rostro de su dura decadencia.

Frente a la piedra en bruto





Los fragmentos que afloran en la senda
de los enmarañados territorios
de tu mundo interior,
se muestran como indicios
que llevan a la veta principal.

sábado, 5 de marzo de 2016

La brutalidad del hombre





                                        








   La civilización no suprime la barbarie, la perfecciona.
          Voltaire



En plenas y atestadas urbes
siguen matando como a hormigas.
No lo hacen como a vacas, como a cerdos,
como a pollos, como a los peces
en ultramar,
con pericia y delicadeza
y con sentido e interés humano.
No lo hacen. No lo harán.

El felino errático





La más intacta de las fieras, tú,
inadvertidamente
has perdido tu penetrante olfato,
y por ende el aroma de las lluvias.
Prófugo el resplandor del rayo,
ante tus ojos reverbera
sin gradación tu panorama.

viernes, 4 de marzo de 2016

La batalla de la noche




Es demora la noche y recién nace,
como el sendero injusto hasta el olvido,
por donde ingreso sin vituallas suficientes
hasta mi mesa de trabajo,
en soledad,
a martillar sobre la sombra.

jueves, 3 de marzo de 2016

Intimidades




Nadie me observa,
estoy en absoluta intimidad,
en el privilegiado silencio de los insensatos,
y puedo recrearme en todas las fantasías vedadas,
arrancarme las alas en los abismos de mi soledad,
sin aprensión alguna a la indecencia.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Digna de mención






El otro día he conocido a la mujer más hermosa de las que en los últimos tiempos he visto. Ni siquiera en las películas o en la televisión ha podido mi memoria encontrar otra mujer que la iguale en gracia, en sonrisa, en femineidad. En verdad, estuve mirándola extasiado. Me dije a mí mismo: “tal vez Cleopatra o Helena de Troya hayan tenido este atractivo subyugante”.  Ella se percató de mi insistente mirada, pero no pareció incomodarla; por el contrario, parecía disfrutar de su admirador, moviéndose constantemente, ensayando las mejores poses para los mejores ángulos que yo buscaba para observarla. Al terminar su gestión en los mostradores, caminó hacia la salida pareciendo levitar a causa de mi ilusión óptica. Hizo un pequeño movimiento de cabeza, volteando el rostro un poco más de noventa grados, casi mirándome, y desapareció como una estrella fugaz de mi vida. 

La alondra herida




La aurora está desolada, todo el paraje se viste
de la pena de las vírgenes y duendes de la región.
Ya no existe el regocijo. En la angustia se abandona
el canto infiel de la alondra, y la vida enmudeció.

Recuerdos grávidos






Vuelve el ayer rendido de vivencias
del naranjo cual frutos ya dorados,
que tienden a caer atormentados
sobre la tierra trémula de ausencias.

Hastío




A veces el hastío determina,
como la muda espada del guerrero,
su golpe terminante, el más certero,
y en aislada quietud nos peregrina.

martes, 1 de marzo de 2016

La mesa vacía




Estás sentado
sobre el ala de la memoria,
y desayunas las frugales historias
de las quimeras,
el pan caliente 
oliendo a niño alborozado,
naranjas libres, 
sandías al alcance de la risa,
y una canción 
modulada por lluvias entre dientes.