sábado, 7 de noviembre de 2015

El viaje




A través del cristal miro la hondura
donde el enigma vierte el infinito,
donde, cruzando órbitas del grito,
emana en el silencio la negrura.

Terráqueo, ante mí, persiste el muro
de la distancia atroz, el vil tormento
de verter el allende movimiento,
inescrutable ritmo, canto oscuro.

Venciendo angustias, sigo a las estrellas,
sin límite que pare ya mi viaje,
pleno de infinitud, pasión, coraje,

consumiendo mis días, cual centellas
en el espacio del camino eterno,
sin cielo ya, sin tierra, sin infierno.

No hay comentarios: