miércoles, 10 de febrero de 2016

Vida retirada



                                                                                        ¡Qué descansada vida
                                                                            la del que huye del mundanal ruïdo!
                                                                                                      Fray Luís de León

¿Cómo dice:
escapará de la ciudad,
por sus odiosas aglomeraciones,
fugitivo, dinámico, purificado?

¿Que nada desea hacer ya 
en esa agitación de voluntades,
en esas calles 
donde los cuerpos colisionan 
con brusquedad 
y el cielo se escabulle todo el tiempo?

¿Ahí donde ha sido arruinada la quimera
y nadie quiere detenerse ya 
bajo los árboles del parque?
¿Ahí donde los médicos te dicen 
que no te dejarán morir
hasta que ganas un proceso de eutanasia?

Ah, me mira usted y me dice:
“¡huya, huya también usted. 
Volemos a los prados.
Nademos hacia la nostalgia, 
hacia los ríos.
Dejemos caminar a los caballos!
No se arrepentirá de huir 
del mundanal ruïdo.
El único encanto que guarda la ciudad
es el de sus vacías madrugadas”



No hay comentarios: