lunes, 12 de octubre de 2015

El puente




Entre nuestras orillas
busco zanjar
nuestro último abismo
y unir nuestros corazones.

Extiéndase al deseo,
a la sed táctil que placiera,
al libre tránsito carnal,
al son de las campanas y los vítores.

Expectante en el tiempo,
tiéndase el puente;
sus bloques, asentados sean
por la ilusión de dicha y besos.

Como un cable con pájaros,
sediento de los diarios trinos,
de los rodeos de cintura en sus barandas,
de nuestras hambres de cruzarlo.


No hay comentarios: