sábado, 19 de diciembre de 2015

Vuelo del día




Cargas sobre tus alas este día
y su impiedad te abate.
Soportas, cada vez, un gramo más
sobre las quejas de tus hombros.
La insoportable vastedad de agnosticismos
se hizo bosque sobre tu tierra fértil,
copiosa lluvia, viscoso barro,
en el desastre de la inundación.

Prudentemente yerras por los misterios hondos
agazapado, y andas
tragando manjares de impotencia,
oscuridades netas,
porque la luz no existe, ni su reflejo,
porque vives sufriendo el espesor del aire,
y siempre deplorando las nubes de los besos
en las pasiones idas ya del alma.
Inconsciente viajero de las horas,
te adueñas del espacio en el vacío,
del límite entre abismo y esperanza.

La estética, el amor, la poesía,
te arroban al crepúsculo encendido
para vivir colores instantáneos,
pero jamás al verdadero orgullo
de haberte superado
en los anhelos íntimos.
Habita un hombre en ti
a quien es muy fácil amar pero no amas.

La mitad de ti mismo se encuentra fatigada,
la otra mitad está desfallecida.
Luego de haberte desprendido
de todos tus cadáveres,
cargas sobre tus alas este día,
y a duras penas logras
el vuelo que el espíritu requiere.



No hay comentarios: