viernes, 4 de septiembre de 2015

Desencanto




Abrazados, temblorosos,
nos hundimos jadeantes
en las caricias amantes
y los besos tormentosos.

Frente al portón de tu casa,
en la vereda vacía,
siento que debes ser mía,
pues la fiebre nos abraza.

Inmutable el firmamento
en su grandeza infinita,
sola una estrella palpita
desolada y sin aliento.

La pasión encadenada
a mi corazón enciende,
y poco a poco pretende
tu agonía enamorada.

Silencio de noche oscura,
un dios sensual al acecho
reclamando que en el lecho
se desate la locura.

Anhelo entrar. El derroche
de caricias me devora.
Me detienes, miras la hora
y me dices: “no esta noche”.


No hay comentarios: