sábado, 28 de mayo de 2016

Ser lo que se debe ser




Oyendo las antiguas voces,
los ancestrales cantos
en cruces por los cielos del mundo,
nuevas aves procuran con afán el hábito,
sin distanciarse de la tierra,
temerosas aún del vértigo de las alturas.

Inexpertas, despliegan sus alas
emulando los giros, las caídas libres,
ávidas de alcanzar
la elegante destreza de las victoriosas.

En la vacilación, es forzoso vencer el miedo
y saber que los nidos en la tierra
son refugios atávicos y ocasionales
de la especie guerrera de la brisa.

Oyendo las antiguas voces,
para las aves inexpertas solo existe
la alternativa de volar.





No hay comentarios: