sábado, 23 de enero de 2016

Tormenta




Cae con furia la tormenta
sobre las copas gemebundas
a lo ancho del viento,
como declaración de guerra a la quietud.

Un dios la instiga
desde la negra altura,
mientras los pájaros se encogen
asustados entre los árboles.

Fíjamente, la luna me percibe
a través de las ráfagas,
mientras su antigua luz deshabitada
alarga el tiempo y el suplicio.

Nunca antes sentí tanta inclemencia
para escribir dos versos más.


No hay comentarios: