martes, 26 de enero de 2016

Eterno ciclo




El viento hoy parece
temblar sobre las copas de los árboles,
mientras se dobla el denso follaje a su merced,
y las raíces bajo tierra
perciben la flexible oscilación
de los enhiestos troncos,
y se estremecen las flores a punto
de lanzarse al vacío y emigrar
con sus cofres sagrados.

Allá espera la tierra húmeda
con su pubis abierto a la fecundidad,
ansiosa de acoger el prodigio del código
que brindará a los hijos
el milagro de la perpetuidad.

Allá espera la lluvia tranquila o tempestuosa
para avivar el fuego
de la pasión,
ahogándola.



No hay comentarios: