viernes, 11 de diciembre de 2015

Vigilia del instinto




Con el mudo lenguaje de los cuerpos
la dicha del encuentro frente a frente.

La fastuosidad del paisaje
desde el castillo en la cima del mundo.

El fuego del volcán en las laderas
y el miedo a destruir las fértiles comarcas.

El ardor que somete al crudo invierno
en la nocturna inmensidad.

La anhelada emoción en el recuerdo
para las subsiguientes primaveras.

Los instintos tocándose
en la infinita noche
como pétalos de una misma rosa
con el mudo lenguaje de los cuerpos.


No hay comentarios: