martes, 22 de marzo de 2016

Tal vez sólo la nada




Acaso en el inicio hacia tu meta
tus ímpetus le dieron al destino
un rumbo cierto, un lúcido camino
que conduce a la gloria del poeta.

Acaso en el afán de oír el canto
registrando los sones de la vida,
negaras que en la dura despedida
tu última canción será de espanto.

Presumes en tu nítida conciencia
que has hecho lo debido, lo correcto,
y  hoy maldices la infamia del trayecto
que mantiene en la sombra tu existencia.

Estás, entonces, lejos de la aguada
y cerca de la sed y de la nada.




No hay comentarios: