jueves, 17 de marzo de 2016

Invadiéndote




Camino los senderos misteriosos,
tocado por los dúctiles follajes 
de los bosques de tu memoria.
Por las nervaduras de oscuras hojas,
deseos y canciones olvidadas, 
al despertar por el crujir de ramas
bajo mis impacientes pasos, 
dejan escapar como aromas  
sus ardientes secretos en el aire.

Exploro los recónditos lugares:
aquellos claroscuros territorios
que ni tú misma reconoces:
antiguos y fantásticos ensueños  
dormidos hace tiempo en el olvido.
Voy escrutando los enormes huecos
de tus oscuros y abatidos troncos,    
bajo abundancia de hojarascas,    
en cada rincón de tu exuberancia.  

Camino los senderos de tu bosque
y encuentro calma y tempestad.
Anhelo conocer los vastos sitios
de aquella realidad contradictoria
que arrulla mi existencia rutinaria.
Mi vida es un tránsito por ellos:
por la alarma furtiva de tus ansias, 
el latido vital de tu misterio,
el impulso carnal de tus instintos
y la fragancia fértil de tu tierra.


No hay comentarios: