martes, 16 de febrero de 2016

Los de adentro




Ya no estamos, nosotros, los de adentro,
viendo nacer la tarde en las veredas,
en los bares el vértigo de sedas,
y en las mesas de póker el encuentro.

Algunos pretendemos engañarnos
con fútbol, tenis o tediosa misa;
otros optamos ver pasar de prisa
cada noche leyendo hasta agotarnos.

Rutinarios, en corro nos reunimos,
y con pasión grosera compartimos
crímenes, hurtos, lúdicas historias.

Perdidos en verdades ilusorias,
logramos, en los cielos que intuimos,
pequeños soplos de rufianes glorias.



No hay comentarios: