domingo, 31 de enero de 2016

Tríptico 3 de Así lo quisiste




En nuestra cama, inundarás de sal 
los lienzos del dolor por mi tardanza,
para partir en olas de añoranza
a los mares sin islas ni final.

Navegarás, tortuga nazarena,
padeciendo evasión sin escondites
hacia el anhelo inútil, aunque grites
sobre blanca verdad y blanca arena.

Tú decidiste que dañara el rayo
la nave mía pletórica de ensueño
y vagase en el mar a la deriva.

Y hoy lamentas, callada y sin desmayo,
surcar con el agobio de mi empeño
nuestra pasión por siempre fugitiva.



No hay comentarios: