viernes, 25 de marzo de 2016

La fe antigua



Advierto la existencia de otras vidas
que pude haber otrora desandado,
con más fortuna y con menor enfado,
con más rosas del día enardecidas.

También de incorrecciones cometidas
a lo largo del sueño arrebatado,
vertiendo en el espíritu cansado
las consecuencias duras y dolidas.

Mas hoy, luego de mucho recorrer
y libre ya de al alma reprender,
sólo busco salvarme del infierno.

Hasta que vuelva al cántaro materno,
prometo no enojar al que repuso
la oración que mi antigua fe compuso.


No hay comentarios: