viernes, 22 de enero de 2016

Por tu río




Por la piel de tu río singla mi mano,
por sus riscos punzantes
cayendo en sus cascadas impetuosas,
por los recodos táctiles,
por los bosques primarios
donde el instinto crece fértil.

De sus profundidades
surgen los peces ateridos
para mordisquear mi rumbo
con vértigos de espumas y deseos.

Me abandono al naufragio,
me entrego a su corriente, a las aguas rebeldes,
me encadeno a su curso.
Entonces ya no existe el mar.


No hay comentarios: