sábado, 28 de junio de 2008

Sobre la otra acera caminaba



En órbitas absurdas de estrellas apagadas,
como vuelos tardíos del crepúsculo,
la memoria repite
tus ojos agobiados de mirarme.


Ni tu amor ni mi amor
pudieron recobrar su aroma
de humus en el bosque de las sábanas,
y resurgir
sobre las olas del recuerdo.

Soltadas piel a piel,
saltaron las cadenas de la carne.

Hoy he visto tus nubes de ternura
—refugio de mi hastío—
llover desde la otra acera,
como un diluvio ajeno a mi sequía.

Y detuve mi angustia —pájaro
de rotas alas—,
mirándote volar el cielo entero.


4 comentarios:

Tania Alegria dijo...

Óscar Distéfano, insigne Poeta y querido amigo, no encontrando un libro de visitas en tu página elegí al acaso uno de tus hermosos poemas para dejar constancia de mi presencia en tu espacio y de mi aprecio por tus letras.

Aprovecho la oportunidad para coger el enlace y exponerlo en mi página -espero que me lo permitas-, para que pueda navegar por la esencia de tu búsqueda.

Un saludo cordial y un abrazo amigo.

Mariénhttp://saladeescritores.foroactivo.com/

Ana Muela Sopeña dijo...

Qué bien escribes, Óscar. Siempre es un gran placer leerte. Tus poemas rezuman lírica, sensibilidad y buen hacer poético.

Me encantan
Felicitaciones
Un beso
Ana

Óscar Distéfano dijo...

Gracias, apreciada Tania. Tus palabras amables me emocionan. Bien sabes que admiro tu obra poética.

Un abrazo de afecto.
Óscar

Óscar Distéfano dijo...

Querida, Ana: siempre es para mí tu visita una lluvia de alegría, donde me regocijo, me renuevo y me cargo de bríos.

Gracias mil.
Un beso.
Óscar