miércoles, 6 de abril de 2016

Sepulcro en la noche




Así como una mandolina busca
el beso dócil
de la canción exacta;
la tarde,
sobre mis ojos pájaros,
la beldad del crepúsculo;
y el verde,
en el azul turquí,
el negro de la sombra.

Llovizna sobre el patio
mutismo de muralla y bicicleta.

Susurran los ramajes, susurran
voces de albergue,
voces por la demora de las aves.

La casa está enlutando sus visillos.
Espero que el deleite de la brisa
y las luciérnagas
y los dioses jocundos
me acerquen los puñales de los besos
y la dulce agonía
y la gloriosa muerte hasta mañana.




No hay comentarios: