martes, 12 de abril de 2016

Porfía necesaria




Anhelo recrear tus calles
con lúdicos grafitis
cuando desuelan soledades en tus plazas.

Dibujarte en la nieve, como a la luna
las hebras del ciprés cayéndose en el aire,
y reescribir tu historia con mis códigos:
páginas de embriaguez, visión de sitios claros,
los jardines del tiempo y sus latidos,
todo lo que haya sido real y duradero.

Diseccionar tus ratos,
cuando hacías del tiempo una hondura infinita;
y de la lluvia, incógnita y certeza;
y del cielo, celeste y fugitivo.

Y empuñar tu destino, su aventura
de sueños mitológicos,
donde logre ser mártir de tus nocturnas glorias,
dejándome morir en el altar
de tu pirámide, inmolado.

No sé si pueda abrir nuestro futuro,
pero puedo nutrir esa complicidad
por la que nunca más debiéramos
evitar lo que ansíe suceder.






No hay comentarios: