viernes, 15 de enero de 2016

Reclusión




En la disposición de estos días
se malgastan los dones personales.
Vemos actos de viejas romerías:
sucesos rutinarios y triviales.

La costumbre de malas compañías
no producen momentos esenciales,
etapas importantes, energías.
Los pasos se repiten fantasmales.

Nos preguntamos, tímidos: ¿qué somos:
las piedras de este patio que gastamos,
tras las rejas perpetuos asomos
o jugadores que jamás ganamos?

Tal vez, en estos rígidos rincones,
la suerte de rendidos escorpiones.



No hay comentarios: