martes, 12 de enero de 2016

Indriso de una tarde de agosto en el sur




En el metal de la tarde triste
vanos suspiros de tenues frondas
besan los ojos del alma umbría.

Desde los grises de nubes mayas,
el frío hinca el puñal de muerte
sobre las piedras, desnudos árboles.

Antiguas aves vuelan del alma.

La inmensidad deglute sus ímpetus.


No hay comentarios: