sábado, 25 de octubre de 2014

Es mi deseo que Dios cambie





Imploro porque Dios cambie su cara
de inhumano rencor y de castigo,
que no pregone amigo ni enemigo
y que nos mida con la misma vara.

Que sus Ojos observen la entereza
del hombre, cómo vive en este mundo
con un dolor eterno y pudibundo,
en este paraíso de incerteza.

Que guarde más piedad de nuestra impura
condición humana envuelta en velos,
de nuestros desvaríos y desvelos,
de su obra plagada de locura.

Imploro porque Dios toque a mi puerta
y se retracte de la rosa muerta.


No hay comentarios: