jueves, 14 de abril de 2016

La palabra




Al despertar  
del hondo sueño encadenado,
esquejes de utopía             
reclaman su estallido en la existencia.

Tus manos se insinúan con redes anhelantes
al lúdico batir de mariposas
(¡recolector de alas!)

Búhos están tus ojos a los sutiles aleteos,
al hilo enmadejado de sus ímpetus,
al ayer en el sol de la inocencia.

Con más brío que nunca
tu boca, herida en la mudez,
estalla con la fiesta del torrente,
lavando el verbo,
devolviéndole luz al adjetivo.

Hoy vuelves al placer de vislumbrar
tu rostro en ese espejo: la palabra.


No hay comentarios: