martes, 8 de marzo de 2016

Frente a la piedra en bruto





Los fragmentos que afloran en la senda
de los enmarañados territorios
de tu mundo interior,
se muestran como indicios
que llevan a la veta principal.

Los que te piden seguir escarbando,
los que inundan de júbilo tu espíritu
ante la inminencia del gran hallazgo,
los que acaban con la ansiedad,
la angustia de la búsqueda.

Obstinado minero:
como regalo de la lucha, el tiempo
te trastroca a la tarea expiada
de pulir los diamantes encontrados.




No hay comentarios: