martes, 29 de diciembre de 2015

La obsesión de amarte




Pender de tu alegría, en cuya brisa
es alivio la tórrida existencia,
y acallar la tristeza de tu ausencia
cuando emerge la fiesta de tu risa.

Estar sufriendo el malhumor que avisa
con artero desplante la indolencia,
y en un callado infierno, a mi insistencia
sometiendo con lámpara indecisa.

Aunque engaña el color tornasolado
que a cada tanto en el jardín la rosa
a nuestros ojos se descubre ardiente,

para luego caer también ajado
el pétalo feliz sobre la losa. . . ,
nunca serás cadáver en mi mente.


No hay comentarios: