domingo, 2 de octubre de 2016

Temor de extraviar nuestro destino




Hoy viertes en mi corazón la angustia
de que estamos perdidos
muy lejos de la tierra firme,
hacia una isla donde el miedo a la intemperie,
a la desolación,
puede llover sobre nosotros.

Tantas veces descubro nuestros nombres
en el largo inventario de derrumbes
que se ha llevado anécdotas y todas nuestras fotos,
y todas las palabras de la dicha,
y hasta el veneno minucioso del suicidio.

Desatinados por el tiempo, sin huellas esenciales,
a solas en el ultramar de los escrúpulos,
crédulos en el orden de la risa,
arribando a la tierra fértil pero sin labranza posible,
hoy viertes en mi corazón la angustia.


No hay comentarios: