viernes, 20 de junio de 2008

Visión baldía


No he llegado aquí para encontrar                          
este bosque dormido, los silencios 
carentes de susurros, 
ni esta orfandad de alas                          
que me vuelve a los árboles del simio. 

Me confunde la brisa muerta
queriendo dormitar sobre hojarascas        
en la sombra perenne,                          
pues me tienta su abrigo.               

Busco el verbo del hombre originario,              
la trova primigenia,
la canción de la sangre,                              
para emular las guturales ansias.         

Ruego no ser el caminante 
hasta estos cielos                          
en búsqueda de dioses 
que me han abandonado.