lunes, 29 de agosto de 2016

Otoño




Me llama en este día del otoño
el umbral del invierno,
el ocre alijo de los árboles,
su lucha por beber las últimas estrías de la luz.

Lucrecia




Estimara saber si un día
—amaranto jardín en primavera—,
deseases bordar en la ribera
de mi alma baldía,
tu amor con hilos de herejía.

Singamia




Hoy es el gran triunfo
de mi locura libre de rutinas,
por ti, cascada de la selva,
oh, bulbo de mis lirios,
estupor y explosión,
la luna de Virgilio,
de Dante la Beatriz de sus infiernos,
la Laura de Petrarca,
Penélope,
Julieta,
Dafne,
¿tal vez, Poesía?

miércoles, 24 de agosto de 2016

Muerte camino a la laguna




En la gran comarca, la sequía
se revela en arrebato de los dioses.
Seres vivos ávidos
acuden por sed a la laguna.
Cándidos algunos
encuentran la muerte sin piedad. 

jueves, 18 de agosto de 2016

Eres el gran amor de mi vida




Tú eres el amor, el amor de mi vida,
aunque esta noche estás roncando,
aunque tu rostro ladeado parece estar en contraluz,
aunque no obstante tu facción es la de una mujerzuela.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Senectud piadosa




Yo sé de la existencia de otras vidas
que pude haber otrora desandado,
con más fortuna y con menor enfado,
con más rosas al sol enardecidas.

lunes, 15 de agosto de 2016

Las infinitas muertes




Los múltiples destinos que pudiste
haber andado: las posibles vidas
engendradas de un mismo nacimiento,
implican también muertes infinitas.

Tañe la campana





Tañidos de campana, tañidos que te sueñan,
que tocan al olvido y a mi nostalgia tocan.

martes, 9 de agosto de 2016

La marcha de la vida





Como río en la lluvia, van tus horas
corriente abajo por el mar del miedo,
con su caudal sobrepasando el lento
reposo de la sed que al alma acosa.

viernes, 5 de agosto de 2016

Patria




No baboseo con el patriotismo,
tal como lo establecen
los que precisan las fronteras
con muros
ante el éxodo secular.

martes, 2 de agosto de 2016

Los dueños del cielo




Casi nunca caen los pájaros
como caen los rígidos aviones,
como caen los asteroides,
como cae la música del agua,
como caen los sueños del poeta.
Tampoco son como las hojas o las frutas
ante una ráfaga de viento.
Son testigos el sol y la estadística.

lunes, 1 de agosto de 2016

Morir todos los días




Es posible morir en este cuarto,
oculto el cielo en la costumbre,
y oculta la vigilia
en la feroz oscuridad.

viernes, 29 de julio de 2016

Otra forma de la búsqueda




Ya que el poema original ha dejado de existir hace tiempo,
y la verdad aún no se ha encontrado en sus innumerables reescrituras;
ya que es necesaria la repetida confirmación del verso,
en ritmo y en semántica, para hallar las ocultas certidumbres. . . ,

miércoles, 27 de julio de 2016

Guerra al ingrato




1
Fuimos amigos francos; tal así,
que cuando una falsía de su amada
le dejó con la dicha destrozada,
en sus detalles íntimos viví.
Y cuando el corazón con frenesí
latía; y la virtud, encadenada
a las vivencias dulces ya olvidada
por ella, se escurría, yo le di
coraje, fuerza, hombro, y el sincero
entusiasmo de noble compañero.
Pero todo fue inútil: decidido
a vender su alma al diablo por dinero,
farsante, con la piel del mal nacido,
hizo de la amistad arte fingido.

viernes, 22 de julio de 2016

Sinfonía simbiótica




Como la rosa dúctil
en el jardín del tiempo,
de estos versos fríos,
las simetrías pulcras
de los bordes fractales
buscarán la cadencia.

martes, 19 de julio de 2016

Las extremidades del amor




Es triste el hombre cuando ama en soledad
y  mira ese presagio opaco de la tarde,
su crepúsculo mismo,
boceto en ocres de derrota y lejanía;
entonces cierra sus ventanas, bien lacradas,
y la noche lo tumba de bruces, lo lastima
hasta el frío portón de la alborada.

martes, 12 de julio de 2016

Temblor de las palabras




Tu vida siempre fue
acumular las conclusiones de la fantasía,
la riqueza del sueño,
abrir las puertas
de todos los edenes que existieron,
de todas las moradas de los dioses,
y cumplir fielmente sus ordenanzas,
sus veleidades, sus caprichos.

lunes, 11 de julio de 2016

Los demonios internos





Altivos, los demonios no descansan:
yerran por las oscuras galerías,
insidiosos, obscenos,
impávidos cual hienas.

sábado, 9 de julio de 2016

Sé quién es el hombre que me habita




Una insondable oscuridad impera a veces
en mi garganta,
y no descubro los acentos
ni siquiera para imprecar contra la infamia de mi estado.

viernes, 1 de julio de 2016

La musa absuelta




Se ha ido —¡quién sabría a qué regiones,
y cómo descifrar su alejamiento!—,
entonando quizás en otro viento
la mítica belleza de sus dones.

jueves, 30 de junio de 2016

Ritual de los amantes




Sucedió lo que siempre nutre a los amantes:
se hizo mar el silencio
ahondando en la distancia nuestras islas,
diluyendo tu risa
cubierta por la bruma de semanas.

domingo, 26 de junio de 2016

Alquimia del poema





El poema, después de cuánto rigor de la voluntad,
o luego de la consecuencia del encendido estro,
se torna más o menos íntimo,
se aproxima un poco más al espíritu,
se hace más sinuoso,  más elevado,
y  empuja a enardecer el alma.

sábado, 25 de junio de 2016

Rutina




Arrolla el cielo
con su color de plomo antiguo
las barreras del ánimo.
Los árboles entonan en las cuestas
reproches de humedad.

Rendido ante la otra suerte




Perplejo miras desde tu experiencia
tantas suertes errar atormentadas
en sus fatalidades enclaustradas,
donde el caldo de albur y efervescencia.

miércoles, 22 de junio de 2016

Más allá de la agonía




Sigo queriendo, cada día,
la tregua de mi grito al final de la tarde;
y con mi tiempo en amoroso alarde,
la pausa del trajín verter en alegría.

martes, 21 de junio de 2016

Soledad de la sangre





Estoy solo, tremendamente solo, temerario y hambriento de coraje,
batiendo rumbos de orilla en orilla a lo largo del río,
por los senderos de la caza, demonios y depredadores,
sin caballos, sin féretros, sin naves, sin armas, sin cadenas. . . ,
donde murmura el cielo a mil kilómetros del mar,
a doce mil kilómetros del mundo, contra mi piel de luna derretida,
mi voz de culantrillos, mi verbo acústico y sonoro,
debajo de mis uñas, sobre los tallos duros de mis dedos,
en esta tarde antigua que sorbe sangre india en la cañada.

sábado, 18 de junio de 2016

Por amor




Óyeme, amor, que a ti vengo a escribir
este poema de anhelantes versos,
sinceros y prolijos, y de tersos
adjetivos que buscan redimir
las horas del rencor, desperdiciadas
en silencios intrusos, en vagar
las estancias vacías, y en penar
con las aves las horas desoladas.

jueves, 16 de junio de 2016

Respeto es lo último que perdería




Estoy sentado en la silla que abandonaste,
con los mismos ademanes, los mismos tics,
y la manera de sentarme idéntica.