miércoles, 10 de enero de 2018

Hombre viejo



Dentro de un hombre viejo cabe todo:
desamparo, obediencia, un gato,
el aroma de un vino clandestino,
un vegano con hambre de churrasco,
miedo, insomnio, pupilas dilatadas,
el alzhéimer, la gota, la diabetes,
lentos peces al último desove,
la infancia iluminada en la memoria,
un traje ajado, un peine, una corbata,
la sinrazón de los domingos.

Dentro de un hombre viejo cabe todo:
el goteo que va colmando el vaso,
el amor-odio hacia la cama,
caricias a las bestias del espíritu,
menosprecio a la luna, a las estrellas,
aprendizaje de la muerte, dormitando,
un reloj de pulsera con la hora exacta,
cualquier itinerario a cualquier parte,
un monje que cuida su salvación eterna,
un fármaco rigor establecido.

Dentro de un hombre viejo cabe todo:
hasta el cuerpo desnudo de una mujer hermosa.