viernes, 30 de octubre de 2015

Elogio de las cucarachas


Audaces blatodeos que pillan los detritos
ocultos en la noche;
llegan acumulando en la memoria
pisadas de desprecio, repulsa de los hombres,
la vil persecución.

Llevando la ataraxia, el tozudo designio
en firmes cromosomas,
absorben los diluvios de venenos,
se entregan a la muerte, y surgen más curtidos
en la resurrección.

Tenaces como el virus, avizores, estoicos,
se prenden a la vida;
y en canto de pasmosa realidad,
imponen el empeño, la meta irrevocable
de vencer la extinción.