miércoles, 22 de marzo de 2017

Extraño tus ojos que ardían bajo los efectos de mi amor


Eran como pétalos que se doblaban lánguidamente sobre su núcleo de miel,
como dos luciérnagas en la sombra del jardín derramando luces calladas.
Sin embargo, hoy veo que ya entonces, esbozabas con dulce afectación
un alma dura, otro frío corazón que a aquel reemplazaría