miércoles, 22 de junio de 2016

Más allá de la agonía




Sigo queriendo, cada día,
la tregua de mi grito al final de la tarde;
y con mi tiempo en amoroso alarde,
la pausa del trajín verter en alegría.