miércoles, 27 de abril de 2016

Reclamo tardío




No puedo, ya no puedo (porque te quiero)
sostener los puñales filosos de tus ansias,
los pájaros fugaces de tu boca,
las campanas de muertes sucesivas.

Limosna en domingo






Si fuese tan sólo un grito
en medio de bocinazos,
confundiéndose en la calle
en los días de trabajo,
o entre murmullos de abeja
del mercado;