sábado, 2 de abril de 2016

Libertad del canto




De una voz incipiente a esta parte,
se nutre la codicia del oído
con cantos en cadena,
aunque el silencio en el espíritu madura.

Poético fervor




Antes de ti, jamás la luz —sus rayos—
estallaba con ímpetu en mi mente,
ni en la piel de la flor iridiscente
cuando ardían sus pálidos desmayos.