miércoles, 30 de marzo de 2016

Ramas desprendidas






Pudiera estar yo también muerto
y ser fantasma sin vivencia,
vagando en los confines de la nada,
porque la vida de mi hermano,
que era la opuesta rama,
se desgajó a destiempo y todo el peso 
del árbol se me vino encima.