jueves, 24 de marzo de 2016

La cicatriz



El tajo de profunda herida
de su puñal amante,
penitente —llorosa magdalena—,
supo sanarla
con el amor restablecido
y paciencia infinita
y culpable
y por completo.