lunes, 21 de marzo de 2016

Reflexión sobre el fracaso




Van pasando los años; y la vida,
como abanico se abre a la conciencia,
donde exhiben con cruda transparencia
en la memoria los traspiés que anida.


Hasta aquí hemos llegado




Abro las ventanas y escucho
el incesante diálogo de árboles
en este día espléndido de otoño
donde el rayo empieza a abrazar benigno.