sábado, 12 de marzo de 2016

Ecce homo




Si el verso ya no anima
para subir curioso por la senda
de alguna histórica pasión romana;
con la severa rima,
mi asombrado mirar, mi voz descienda
sobre la sangre de la intriga humana.

Mitigando los pasos




Mitigando los pasos

Siria a los doce días del mes de marzo del año dos mil dieciséis





Vengo a invocar la vida. Escribiré un poema muy concreto
sobre una vergüenza de la humanidad, sobre la cruenta
masacre en Siria. Me cuesta escribir un poema sobre Siria porque,
indefectiblemente, debo hablar de destrucción y muerte,
de la miserable tarea que la parca está llevando a cabo,
del miserable espíritu de los seres humanoides, de los homínidos.
Y descreo del reconocimiento humano, consciente, reflexivo,
del mea culpa ante el asesinato colectivo de mujeres y niños.