martes, 16 de febrero de 2016

Los de adentro




Ya no estamos, nosotros, los de adentro,
viendo nacer la tarde en las veredas,
en los bares el vértigo de sedas,
y en las mesas de póker el encuentro.

Genética del espíritu




Al observar la huella, veo cómo
va develándose nuestro destino.
Es claro, ahora, aquel anhelo,
logrado o no, entre tules de las ansias.