miércoles, 10 de febrero de 2016

Una noche sin dormir




Desde el otro lado de las persianas,
donde las estrellas
son gemas lejanas y silenciosas,
llega una brisa leve
que recorre la casa y gira
con el soplo de los ventiladores,
mientras todos están durmiendo
con sus espíritus desnudos,
a excepción de mí.

Váyanse al diablo con sus malditas guerras





No me gustan las guerras.
Siempre dije que no me gustaban
las fiestas de las conmociones.
Me lo he repetido tantas veces.
No quiero saber nada de las guerras.
Ni de las patrióticas
ni de las religiosas
ni de las ideológicas
ni de las moralmente correctas
ni de las preventivas
ni de las directas
ni de las subsidiadas.
Y menos todavía de las guerras urbanas.
La única guerra que me gustaría hacer
es contra las guerras.

Vida retirada



                                                                                        ¡Qué descansada vida
                                                                            la del que huye del mundanal ruïdo!
                                                                                                      Fray Luís de León

¿Cómo dice:
escapará de la ciudad,
por sus odiosas aglomeraciones,
fugitivo, dinámico, purificado?