viernes, 29 de enero de 2016

Tarde lluviosa



En esta tarde apática y lluviosa,
mientras se oye el entonar lejano
de un gorrión, un recóndito desgano
me oprime con sus pétalos de rosa.

Testimonio




    En aquellas lejanas horas,
en la cual seguirán los surcos
brindándose a los sembradíos,
y de mi sueño de cenizas
sigan madurando los bulbos
reverdeciendo el alma de la tierra,
estará ya mi vida
desierta de las auras del destino.