jueves, 28 de enero de 2016

Pilatos




Con la mirada dura e imponente,
observa la morbosa muchedumbre,
mientras una piadosa pesadumbre
surge de los abismos de su mente.

Pacto


De las alcantarillas que la gente
construye sin mesura, va surgiendo
el duro desajuste, desmintiendo
el rumbo de la vida, lentamente.

Las savias microscópicas, vencidas
por ríos venenosos, ceden trono
al demonio implacable, y el encono
se rinde a las especies extinguidas.

Siendo dueño de cruel voracidad
y esclavo de maligna voluntad,
impone la infeliz desolación.

Y gana al mundo su ruindad sin nombre,
gracias al pacto consentido al hombre
al acordar la civilización.