miércoles, 13 de enero de 2016

Morir en tu fuego




Anoche te embrujé con las luciérnagas divinas.
Mis manos, desatadas y viriles,
invadieron tu dicha constelada.

Renovación de mis ansias




No se me ofrece otra alternativa que renovar mis ansias      
aunque abrazado sigo a mi viejo plumaje,
y desconozco adónde me lleva el canturreo,
las palabras de estar aún con vida.