viernes, 29 de julio de 2016

Otra forma de la búsqueda




Ya que el poema original ha dejado de existir hace tiempo,
y la verdad aún no se ha encontrado en sus innumerables reescrituras;
ya que es necesaria la repetida confirmación del verso,
en ritmo y en semántica, para hallar las ocultas certidumbres. . . ,

sigamos sepultando nuestros últimos cadáveres,
aquellos que persisten en su hedor ante la enmienda;
sigamos descubriendo sus imágenes umbrosas,
sus cofres donde esconden las médulas de la revelación.

¡Sacrifiquemos todos los poemas inequívocos! Con más rigor que nunca.
Expongamos el verso añoso a la mirada fresca, diseccionado
y con sus vértebras partidas. Y ofrezcamos al éxtasis los hilos
del sustantivo y la metáfora, para suturas de la autopsia.


No hay comentarios: