miércoles, 27 de abril de 2016

Limosna en domingo






Si fuese tan sólo un grito
en medio de bocinazos,
confundiéndose en la calle
en los días de trabajo,
o entre murmullos de abeja
del mercado;

pero no,

                es un mutismo,
un mirar descamisado
en la puerta de la iglesia,
una mosca importunando
el ocio dominical
del corrupto funcionario.


No hay comentarios: